Buenos días, don Pedro


Me hubiera gustado llamarlo hoy por telefóno. Decirle buenos días, don Pedro. ¡Ya son 90 años, casi un siglo! Luego le hubiera dado las gracias por tantos versos, por tantas buenas palabras, por la amistad que no fue, pero que yo me imagino a partir de esa dedicatoria “para mi joven amigo Juan, un abrazo. Pedro” que me dejó escrita en el poema “De la amistad” de su Biografía poética: “Yo viviré lo que deseen ustedes/ Cuando olviden mi nombre, me habré muerto;/ pero seré inmortal con que un amigo/ me erija un buen recuerdo”.

Por eso quería decirles que hoy vuelve a vivir Pedro Lezcano cuando en CANARIAS AHORA RADIO su buen amigo, su amigo del alma Carlos Pinto nos hable de él, cuando Emilio González Déniz y Antonio Becerra nos comenten el valor de su literatura, cuando el periodista Michel Millares nos diga la visión de aquel político que se despidió de esa actividad hablando de la ética, cuando Manolo González nos hable del poeta que le escribió “De ustedes es lacanción/ de la que yo soy un eco/Al pueblo van mis palabras,/porque vinieron del pueblo”. Su hijo Pedro Lezcano nos acercará la parte más personal de aquel curioso de la vida, que quería saber de todo, conocer a fondo la naturaleza, jugar al ajedrez, participar en tertulias literarias en Madrid o en su imprenta en Gran Canaria, pintar cuadros en las parades de la casa…

Tengo la imagen más pública de Pedro Lezcano. El poeta comprometido que recitaba La Maleta en el mismo puerto de la Luz, en una manifestación contra unos barcos de la OTAN. También las Pedro Lezcano que presidía el cabildo de Gran Canaria, un político atípico que siempre hablaba desde la humildad, que decía en los actos políticos “hay quienes dicen que mi partido político me utiliza, a mí no me importa que me utilicen si lo que quieren es trabajar por esta tierra”. Y mejor grabado tengo la imagen del poeta que presentaba su libro, no como un ejercicio de vanidad, sino como un acto al que casi le habían obligado.

Pedro nos hablaba en vida como nos sigue hablando ahora, con esos versos directos, con esas palabras que construyen imágenes claras, que comunican en un octosílabo ideas y emociones:

La boca puede besar
cuando de besar se trata.
Puede comer, si le dan,
y puede escupir la rabia.
Pero lo que da razón
a la boca es la palabra.
Sin ella, la mía es
Mortal herida en la cara.
Por eso cantó mi boca
la paz ¡y vuelve a cantarla!

Los versos a la paz le costaron uno de los mayores disgustos de su vida. El poeta aconsejó la paz, pidió un respeto a las palabras:

“Si no sois primavera, espuma o viento,
Fuerzas de Tierra, Mar y Aire;
Si el vendaval no sois ni la semilla,
Ni la lluvia que nace de los mares,
Usurpadores sois de las palabras
Nobles y elementales.”

Y los usurpadores se sintieron aludidos, y sentaron en el banquillo de los acusados al poeta junto al joven periodista que se atrevió a publicar aquellos versos. La solidaridad que llegó de todos los rincones, las cartas que escribieron los poetas y escritores más reconocidos provocaron que no se cumpliera la sentencia que condenaba a Pedro Lezcano a la cárcel. Le pidieron al poeta que publicara una carta rectificando sus versos y acusando al periodista, no lo hizo. Sí encerraron al joven periodista Salvador Sagaseta. Pero Sagaseta pudo escapar y embarcarse muy lejos.

La paz, el pan, el obrero, la emigración, la mujer saharaui, Fuerteventura, el Corredera… Cantó el poeta a tanta gente, a tantas causas, a tantos paisajes. Escribió también teatro y cuentos. Imprimió tantos libros de otros. Conversó con tantos amigos. Emocionó a tantos corazones. Que es imposible hacer una biografía en unos minutos. Por eso este viernes, cuando se cumplirían 90 años de su nacimiento, yo me hubiera conformado con llamarlo desde la radio, con poner su voz recitando a El Corredera y simplemente le hubiera dicho, buenos días, don Pedro, gracias por todo.

PD: Este viernes, a las 11 y 15, en El Correillo vamos a rendir un homenaje a Pedro Lezcano. Estarán Emilio González Déniz, Manuel González Ortega, Carlos Pinto, Esteban Romay, Michel Millares, Antonio Becerra y el hijo del poeta, Pedro Lezcano.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Buenos días, don Pedro

  1. miguel dijo:

    …lo unico que se me ocurre despues de leerte este hermoso articulo, lleno de sensibilidad y emocion es simplenete, gracias a los dos al maestro Lezcano y a ti , gracias

    Me gusta

  2. Mayte dijo:

    qué bonito Juan. Un artículo precioso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s