Un uniforme para Manuel Alcaide


Propongo que le pongan un uniforme a Manuel Alcaide. Podría ser un chalequito de los que usan los camareros de los catering, con sus pantalones a juego y su camisa blanca. En un lado del chaleco pondríamos el nombre de una empresa de catering y en otros unas medallas de méritos militares en la guerra de África, como las que logró el caudillo cuando lo ascendieron a general por sus crímenes en Marruecos. Si el Parlamento no quiere pagar el uniforme porque ya este diputado del sinsentido común nos sale carísimo, me apunto a hacer una colecta.

Si no conseguimos las perras suficientes también podríamos hablar con el general Martín Alonso, para que alguno de sus hombres del generalato le presten su uniforme. Podría ser, por ejemplo, cuando los generales acudan a la puerta de una comisaría a defender a una cónyuge detenida (que se hubiera llamado conductora kamikaze si hubiera sido la esposa de un albañil), los militares irían de paisano y ese tiempo Manuel Alcaide usaría el uniforme. Lo único que le cambiaríamos sería la gorra. Le pondríamos un casco que podría con letras mayúsculas: Diputado del Común en funciones.

Así podríamos localizar perfectamente a Manuel Alcaide en sus lugares habituales: comiendo canapés en inauguraciones y actos solemnes. En la inauguración de las Casas Consistoriales, en la presentación de la nueva fábrica de dulces de JSP, en la entrega de una bandera a la Armada… Hemos visto fotos de Manuel Alcaide en todos esos actos. He hablado con periodistas que han estado allí, yo estuve en alguno de esos actos y pude ver a nuestro Diputado del Común en horario laboral hablando con los militares (uniformados) con la boca llena de canapés. ¡Fuerte hombre para los canapés!

Entiendo que Manual Alcaide es el defensor del pueblo perfecto para unos partidos políticos que ponen la consejería de Medioambiente en manos de Domingo Berriel, la de Turismo en las de Rita Martín, la de Bienestar Social a cargo de Inés Roja y la Hacienda de todos en manos de un hombre que lleva miles de euros en el minichó para pagar sus vacaciones. En ocho años no he visto una foto de una reunión de Alcaide con las víctimas del incumplimiento de la ley de dependencia, con menores africanos que duermen en el suelo en centros públicos, con las víctimas de las largas listas de espera sanitarias, con familias desahuciadas de las casa porque no pueden pagar el alquiler o sus hipotecas. En ninguno de esos sitios dan canapés, en ninguno de esos sitios (afortunadamente) hay militares uniformados hablando del sol o la lluvia con Manuel Alcaide.

No me sorprende que este diputado del común caducado haya tenido la ocurrencia de pedir que pongan uniforme a los funcionarios para saber si están tomando café. Es lógico. Ya declaró el año pasado que con Franco la administración funcionaba mejor. A este hombre le ponen los uniformes, en la inauguración de las reformadas Casas Consistoriales de Santa Ana había alcaldes de pueblos alejados, algún representante vecinal, concejales del gobierno y la oposición, Manuel Alcaide no se acercó a hablar con ninguno de ellos para conocer los problemas o los de sus vecinos, nuestro Diputado del Común caducado no se separó de los militares uniformados. Debe ser que sigue con ese trauma que tiene con los inmigrantes africanos y latinoamericanos, a los que llamó invasores cuando se estrenó en su cargo hace ahora ocho años.

Ya que Manuel Alcaide no tiene la dignidad de dimitir de su puesto tres años después del final de su mandato, creo si le ponemos uniforme a él, con chalequito de camarero y casco donde se lee su cargo, todo el mundo sabría dónde pasa sus horas nuestro Diputado del Común caducado y quizá podríamos ponerlo a hacer algo productivo. No estaría mal, el sueldazo de Diputado del Común con su coche oficial, pero en vez de dar más gasto tragando canapés y bebiendo copas como un auténtico Pantagruel, lo pondríamos a repartir la comida en esos hermosos actos sociales. Los militares invitados no pasarían hambre, pero nos ahorraríamos lo que Manuel Alcaide se traga en su horario de trabajo.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un uniforme para Manuel Alcaide

  1. Mayte dijo:

    No te metas con él Juan que me hace ilusión que me pongan un uniforme de zapatos blancos (bailarinas, por supuesto), falda azul por la rodilla y camisa blanca de tirantes en verano y manga corta en invierno. Mi compañera se pide un burka, lo malo es que no se nos ve la cara y no nos reconocerían, con rejilla amarilla o azul dependiendo si son mujeres u hombres…Bueno, que sepas que a los subalternos les acaban de cambiar el uniforme y los han vestido de la bandera de Canarias. Sin coña.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s