Papá soy independentista


Estoy muy preocupado. Mi hermano me contó que el viernes cuando su hijo llegó del instituto comprobó que el muchacho tenía una pegatina con la bandera de 7 estrellas verdes. Le preguntó: “hijo, ¿por qué tienes esa bandera?” “Papá, es que soy independentista”. Mi hermano no supo cómo reaccionar. Me llamó para contármelo.

Ya verás, me dijo, a mi hijo le espera una juventud jodida. La policía hará pronto una ficha con sus datos. Recogerá en informes del Ministerio de Interior sus reuniones en sindicatos nacionalistas. Enviarán agentes a los actos solidarios que acuda, a las charlas que despierten su curiosidad. Vigilarán las matrículas de los coches donde se monta. Si tiene amigos vascos supongo que le pincharán los teléfonos. Le pedí a mi hermano que se tranquilizara, que estamos en democracia.

Luego me paré a pensar: ¿mi sobrino será de los independentistas buenos o de los independentistas malos? Lo ideal es que mi sobrino sea independentista catalán, como Carod Rovira. Porque así el PSOE, en lugar de mandarle agentes secretos a sus reuniones, le hará vicepresidente del gobierno de su comunidad. Y además, tendrá la opción de reunirse con la dirección de ETA y dimitirá, y volverá a presentarse, y los socialistas volverán a hacerle vicepresidente como a Carod. Además mi sobrino podría defender incluso a la nación catalana desde la presidencia de la Generalitat, como hace Montilla, como hizo Maragall, y la policía lo protegería en lugar de controlarlo y ficharlo. Si mi sobrino fuera independentista de ERC podría incluso pactar con el PP en algunos ayuntamientos catalanes, como ocurría hasta hace dos años. También tiene la opción de ser independentista gallego, del BNG. Así cuando el PSOE lo necesite para echar a Fraga, pues pactará con el. Y la estrella de su bandera gallega no será sospechosa como las siete estrellas verdes.

Pero este chiquillo se empeña en ser independentista canario. La que le espera. Lo acusarán de los accidentes aéreos, de estar en connivencia con turistas etarras. Claro que también tiene la opción de ser independentista a las órdenes de don Pepito, el editor de El Día, y respaldar sus editoriales de defensa de la descolonización compatibles con alabanzas a Franco, al ejército ibérico e insultos a Gran Canaria. Entonces no le pasará nada. Quizá lo visite Soria, como visitó a don Pepito. Y ya puestos a apostar por un independentismo canario bueno podría hacerse militante del partido Asamblea Valsequillera, formado por históricos independentistas que actualmente gobierna felizmente con el patriótico partido de PP Manolo Soria.

Todas estas reflexiones las hice el sábado. Pero ayer domingo empecé a preocuparme de verdad, a pensar que mi hermano tiene razón cuando piensa que a su hijo le espera una juventud bajo vigilancia policial. Los nombres de tres personas pertenecientes a Intersindical Canaria y el de un ecologista se publicaron este domingo en las páginas de 2 periódicos señalados por un informe del Ministerio del Interior. Su delito fue asistir, ¡hace un año! a una charla de dos vascos pertenecientes a una organización legal, en la sede de un sindicato legal. El acto estuvo controlado por la policía secreta. A nadie se le pidió el DNI. Así que si la policía recoge esos nombres de tres sindicalistas y un ecologista en un informe significa que están fichados, que ya eran sospechosos para los servicios secretos españoles. Hace 20 años que conozco personalmente a tres de las cuatro personas que se nombran y se criminalizan en la noticia. Los he visto organizando manifestaciones por la paz en reuniones en las que participaron cualificados dirigentes del PSOE (cuando gobernaba el PP ), los he visto en asambleas ecologistas, en manifestaciones laborales, en la organización de actos solidarios.

Ahora resulta que el Ministerio del Interior reconoce a un periódico que tiene a esas personas “ controladas” y fichadas, y el periódico apunta que podrían estar siendo reclutadas por el entorno de ETA. Me imagino el calvario por el que tienen que estar pasando cuatro personas que han dedicado su tiempo laboral y su tiempo libre a defender la paz, los derechos sociales y el medioambiente de las islas al ver sus nombres asociados a ETA. No puedo guardar silencio ante este atropello a la imagen de personas pacíficas, me haría sentir cómplice. Levantar la voz desde las islas para defender los derechos de los independentistas sólo cuando son saharauis es muy fácil. Entre las reacciones de algunos lectores de esa noticia algunos han pedido que no se vote a Intersindical Canaria en las elecciones sindicales, parece que hay gente dispuesta a pescar votos en el mar de la difamación y la represión policial.

Ayer domingo, el mismo día que se publicaba el informe del Ministerio del Interior en dos periódicos isleños, el presidente Rodríguez Zapatero se daba un baño de masas en Madrid. Un mitin para recuperar la imagen del gobierno en tiempos de bajada en las encuestas. Nada que objetar. Fueron muchos policías a proteger al presidente y a los ministros y ministras. Siempre existe el peligro de un atentado terrorista de ETA. Lo sorprendente es que entre los que aplaudían a ZP estaba José Barrionuevo, condenado en firme por secuestro terrorista y malversación de caudales públicos (por desviar dinero de la seguridad del Estado a mercenarios de la banda terrorista Gal).

Son las cosas que tiene el derrochar tantos esfuerzos en equipos antiterroristas que vigilan la sede de un sindicato nacionalista, gastan tantas energías en fichar a isleños sospechosos de haber cometido el criminal delito de no sentirse españoles, acaban tan agotados de buscar a terroristas entre ecologistas y sindicalistas canarios que cuando vuelven a trabajar a Madrid se les cuela en un mitin del presidente del gobierno un condenado por terrorismo como José Barrionuevo. Mortadelo y Filemón lo harían mejor.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en derechos humanos, más leídos, nacionalismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s