El periodismo color salmón


Como devorador de salmón en forma de periódicos Soria ha podido comprobar que antes esa prensa nos servía para descubrir las fases del crecimiento económico. Nos contaba las maravillas del sistema neoliberal. Se hablaba con admiración de las stocks option, la expansión de las multinacionales, el objetivo del pleno empleo, el crecimiento económico…. Muerto el perro (Karl Marx) se enterró la rabia de los pobres y creimos en un paraíso donde todo el mundo podía llegar a rico. La bolsa se convirtió en el capitalismo de los pobres, todo el mundo podía ser accionista de la multinacionales. El intervencionismo keynesiano fue enterrado eternamente y Milton Friedman y la Escuela de Chicago nos daban las recetas de la felicidad que nos traería el dios dinero. Los parlamentos aprobaban leyes de extranjería y directivas de la verguenza para prohibir la entrada de los negros en el club europeo, pero sí dejábamos pasar el negro petróleo africano o el dinero negro de los dictadores amigos, todo sin control, viva la desregularizaciäon para el dinero, arriba las fronteras para las personas. Todo esto, aunque en un lenguaje menos crudo y más técnico nos lo contaban los periódicos de color salmón.

Algo huele a podrido en el paraíso neoliberal y ahora el salmón está más asociado a las desgracias que al futuro. El salmón ya no nos muestra las fotos de los éxitos, sino la basura acumulada en las cajas fuertes, los activos basura, las hipotecas basura, los fraudes hipotecarios, las suspensiones de pagos. El salmón ha dejado de ser el soporte de las alegrías de un sistema que nos garantizaba la seguridad a todos. Todo ha cambiado en cuestión de días. Y como si de una plaga se tratase, también se torna triste la realidad para los pescadores furtivos de salmón. Una semana montas un congreso con dedodelegados que te aplauden en la feria y en el plató de televisión, y nombras escudero al amigo que te había introducido en el arte de la pesca en las aguas nórdicas, y a la semana siguiente, fitetú, tienes al Fiscal Anticorrupción en la puerta de tu casa preguntándote dónde pescaste el salmón, si te ayudo alguien, si pagaste con tu dinero esa pesca.

Para celebrar el tercer aniversario de la publicacion en el CANARIAS AHORA del viaje del salmón, a Carlos Sosa no se le ocurrió otra cosa que ir a los tribunales a denunciar el asunto. El Fiscal Anticorrupción vio los documentos y se quedó impresionado. Sin embargo, el protagonista del viaje dice que él no está impresionado. En su rueda de prensa habitual de los lunes PP Manolo el Humilde se permitió dar consejos a los periodistas sobre el tamaño que deben tener los titulares que hablen del milagro de la multiplicación de los panes (camas turísticas en la denuncia judicial) y los peces (salmones en la ídem). Tantos años devorando prensa salmón y ahora pide a la prensa que no hable mucho del pescadito. Menos mal que queda algo de libertad de expresion y sólo le hicieron caso la interventora de su partido y el gran líder de audiencias, que le dedicó al asunto menos tiempo que lo que dura un actimel a la puerta de un colegio.

*Publicado el 7 de octubre de 2008

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en chanchullos, periodismo, política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s