El Tribunal Supremo y el petróleo


En menos de 24 horas el Tribunal Supremo emitió dos autos que hicieron muy felices al ministro José Manuel Soria y a Repsol, aquí tampoco el orden de los factores altera el petróleo. Lo que sí altera son las emociones de este antiguo matrimonio (Coalición Canaria-PP o Paulino-Soria) que después de 20 años compartiendo sábanas, almohadas, presupuestos, leyes y decretazos dejaron Canarias hecha un asco y ahora pretenden dejarla mucho peor con sus broncas cargadas de despechos rencorosos. Pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes.

En el primer auto los excelentísimos magistrados se pronunciaron sobre recurso presentado por el cabildo de Lanzarote (al que se añadió el gobierno canario) contra el decreto del año 2012 (547/2012) del gobierno de Rajoy que autorizaba a Repsol realizar prospecciones petrolíferas en aguas canarias. Decía el recurso de las instituciones canarias que el decreto del ministro Soria era contrario a derecho porque pretendía convalidar el decreto 1462/2001 (gobierno de Zapatero, dicho sea sin ánimos de señalar) que había sido anulado por una sentencia del Tribunal Supremo del 24 febrero de 2004. Los abogados del cabildo planteaban que el decreto pro Repsol de Soria planteaba “convalidar” un acto anulado. Los que saben de leyes dicen que no se puede “convalidar” algo que ya está anulado, en todo caso se podría convalidar algo anulable, pero el Supremo había anulado el decreto de 2001.

¿ Y qué dice ahora el Tribuanl Supremo? Pues dice que aunque los señores que redactaron el decreto que firmó Soria (uno de ellos es un antiguo empleado de Repsol que ahora tiene un alto cargo en el ministerio de Energía, dicho sea también sin ánimo de señalar) incluyen la palabra “convalidación” para referirse al decreto anulado por sentencia del propio Supremo, en realidad lo que querían decir es “modificar, no convalidar el real decreto 1462/2001). Es una maravilla esto de que unos señores jueces interpreten lo que está escrito y digan que es verdad, que no se puede convalidar algo anulado pero que, fitetú, ellos cuando escribieron convalidar no querían escribir eso.

El segundo auto es todavía más sorprendente porque los magistrados se meten de lleno en política . Decía el pronunciamento del Supremo conocido ayer: “siendo incuestionable el valor ecológico de las Islas Canarias y la relevancia del sector turístico, pesquero y portuario para su desarrollo no cabe eludir que la producción y explotación de hidrocarburos representa un factor económico de especial significación para definir la riqueza de un país”. Pues que sepa el Tribunal Supremo que esa no es su competencia. Ayer mismo, el día internacional del Medioambiente, cuando se conocía este segundo auto, el PP y Ciu vetaban la petición de la oposición para que el presidente del Tribunal Supremo comparezca en las Cortes para que expliqué por qué cargó al presupuestos público 22 viajes de fin de semana a Marbella.

El Tribunal Supremo a lo mejor tiene derecho a definir el modelo de viajes públicos-privados de su presidente, a lo mejor se le podría permitir que ampare a Carlos Dívar para que confunda lo público con lo íntimo. Pero en el modelo económico y energético canario, lo mínimo, lo democrático, es que sean las instituciones isleñas las que lo definan. Aunque estén en el gobierno unos personajes que se han distinguido por legislar contra nuestra biodiversidad, aunque de repente Domingo Berriel, Mario Cabrera, Paulino Rivero, José Miguel Pérez se hayan vuelto defensores de las energías alternativas.

A pesar de todas esas contradicciones de los gobernantes. Lo democrático es que sean las instituciones canarias las que decidan nuestro modelo económico y energético, y que el Tribunal Supremo se dedique a dictar sentencias que no entren en lo que no les corresponde. Dicho sea con el máximo respeto a los Excelentísimos Magistrados que dirige Carlos Dívar (cuando no está cenando en lujosos hoteles de Marbella).

PD: En el Debate de la 1 de TVE en Canarias de anoche hablamos de los autos del Tribunal Supremo sobre el petróleo. El invitado fue el presidente del cabildo del Hierro, Alpidio Armas. Los periodistas: Nacho Martín (El Día), Eva Marrero (cadena SER), Gustavo de Dios (Onda Cero), Vicente Llorca (Canarias 7), Verónica Martín (Diario de Avisos) y un servidor. Pueden ver el debate pinchando aquí

About these ads

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en medioambiente, política. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Tribunal Supremo y el petróleo

  1. Pingback: press 06-07/06 Goberno, Bruselas, Ben Magec | No 0il Canarias

  2. Javier Díaz Reixa dijo:

    Magnífico, puntal. Da gusto ver a un periodista que sabe extractar la esencia de los asuntos jurídicos y trasladarlos a la ciudadanía

  3. EXPEDITO SUÁREZ dijo:

    Es una vergüenza, poco hay que decir ante tanto despropósito, ASCO ES LO QUE DA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s